¿Contratar un wedding planner en 2021?

contratar un wedding planner en 2021

¿Contratar un wedding planner en 2021?

¿Contratar un wedding planner en 2021? 1033 1550 Isabella Malem

Con la vista puesta puesta en 2021.

A punto de arrancar el año nuevo todos deseamos que sea mejor que el que dejamos atrás. En el mundo de la organización de bodas y eventos nupciales hay incógnitas aún por despejar. Todo dependerá de la evolución de la panemia. De lo que pase y de lo que no pase. Con la mirada puesta en los planes de boda para 2021 y como wedding planner en Asturias mantenemos la fe en que todo irá a mejor. Hay indicios más que suficientes para pensarlo. De hecho el actual estado de alarma decretado en España tiene una fecha de caducidad que todos esperamos que sea definitiva. El 9 de mayo de 2021. Por eso contratar un wedding planner en 2021 puede resultar más indicado que nunca.

Lo que va a cambiar y lo que no

Es cierto que para la temporada alta de celebración de bodas se espera una situación favorable. La primavera y, sobre todo, el verano de 2021 son fechas para casarse elegidas por los novios de todo el mundo. Al menos, en la organización de bodas en lugares tan diferentes como Asturias, en España y Touluse en Francia, es una constante. La agenda de cualquier wedding planner bulle de compromisos en esas fechas habitualmente. Y suelen estar colmadas ya a finales del verano del año anterior. En esta ocasión, hay que sumar las bodas aplazadas de este 2020, como ya comentamos en alguna entrada anterior.

Ese será el primer cambio. Puede haber overbooking para celebrar bodas en ciertos lugares y en ciertas fechas. Y una buena razón para contratar un wedding planner es su capacidad para tirar de oficio y de contactos. Porque todo profesional avezado en la organización de casamientos tiene tratos con los principales proveedores de servicios nupciales. Y, al menos, cierta confianza con los responsables de autorizar la celebración de bodas religiosas en lugares de culto emblemáticos. Todo esto puede ser de gran ayuda.

Dejando atrás la desconfianza

La capacidad de adaptación puede ser vital

Y para organizar una boda en 2021, podemos encontrarnos ante diferentes escenarios. En el peor, las restricciones pueden mantenerse o volver, pero incluso entonces habrá posibilades de transformar una boda por todo lo alto en un evento íntimo. Aunque renunciando solo a lo imprescindible. Es ahí donde haber contratado un wedding planner puede sernos de gran ayuda. La agilidad y la capacidad de reaccionar a tiempo para gestionar las cancelaciones, si llegara el caso, puede ser vital. Pero más lo será, la habilidad organizadora para modificar las condiciones de nuestras reservas y adaptarlas a la nueva dimensión del evento. Por ejemplo, manteniendo la fecha, pero gestionando la reducción del número invitados, adaptando los aforos a lo permitido en cada caso…etc.

La emoción de volver a reencontrarnos y celebrar

Otra posibildad, más que probable, es que las cosas vayan a mejor. Y el desquite estará servido. Hay mucha gente con ganas de reencontrarse y de celebrarlo. Incluso novios, que se han visto separados. Y no digamos las personas mayores. En ese caso, la expectativa de los novios y de los invitados a cualquier boda que se celebre en 2021 sin la amenaza del contagio, será, naturalmente, pasárselo en grande. Ante esa exigencia, el organizador de bodas o wedding planner, debe desplegar todas sus capacidades y su experiencia. No solo planificando, sino aportando y colaborando estrechamente con los novios para diseñar una boda que merezca ser calificada de especial. Porque lo será. Y queremos que nos dejes ser parte de ello.