Cómo evitar el estrés de una boda. Que los nervios no arruinen tu gran día

como evitar el estrés en una boda

Cómo evitar el estrés de una boda. Que los nervios no arruinen tu gran día

Cómo evitar el estrés de una boda. Que los nervios no arruinen tu gran día 1920 1280 Isabella Malem

¿Casarte te estresa? Cómo evitar el estrés el día de tu boda

Muchas cosas confluyen para hacer del día de tu boda algo muy especial. Y a veces son tantas que las novias o novios no pueden evitar sentirse estresados o incluso agobiados. Algunos sienten el peso de la responsabilidad, otros el temor a que algo salga mal, y no falta quienes se ven superados por el cúmulo de decisiones a tomar o por ser el centro de atención de todas las miradas.. Total, un agobio. Pero eso no son más que sensaciones pasajeras. Lo importante es lo importante y contraer matrimonio parece ser el hecho central. Lo demás es accesorio. Relevante, tal vez, pero accesorio. Cómo evitar el estrés de una boda se convierte así en una pregunta que muchos querrían responder para disfrutar de ese gran día.

Procura ir reduciendo tus compromisos antes de la boda

Para muchas parejas de novios, el estrés es algo consustancial a su personalidad. En muchas ocasiones, se trata de parejas jóvenes, que están iniciando sus carreras laborales o profesionales. Y esto suele suponer ya una exigencia. Es decir, están habituados a dar el todo por el todo, a ser exigidos en sus trabajos y a llevar ritmos de vida o de trabajo generalmente apremiantes. Esto hace que, de por sí, la organización de la boda suponga un estrés añadido. La espita que podría hacerlo saltar todo por los aires, si no sabemos darnos un respiro.

Por eso es aconsejable reducir nuestro ritmo de vida y de trabajo en lo posible según se vaya acercando la fecha del evento. Distribuir las jornadas laborales de la manera más racional posible, para disponer de tiempo para dedicarlo a los preparativos, ensayos…etc. y posponer todo lo postergable para la vuelta de la luna de miel.

No lo dejes todo para el final

En otros casos puede ser al contrario. Parejas que llevan una vida más o menos plácida durante su noviazgo, se ven arrojadas al torbellino de la organización de su enlace, reservas, invitados, menús, mesas…etc. y la falta de costumbre pare ce amenazar con superarles a cada momento. Estos son dos ejemplos opuestos de algunas situaciones de las que he podido ser testigo ejerciendo como wedding planner en Asturias durante los últimos años. Pero se dan.

En estos casos, lo mejor es ir adelantando todos los preparativos para no concentrarlos en pocas semanas. Dedicarle una semana o dos al vestuario, otra a los invitados, otra a la decoración, menús, música…etc. Puede parecer utópico, pero fraccionar nuestra atención reduce el estrés de tener que atender demasiadas cosas a la vez. Para eso ya estamos los organizadores de bodas.

Una escapada previa para desintoxicar

Como wedding planner me gusta aconsejar a los novios que el fin de semana anterior a la boda se lo dediquen a ellos mismos. Que se olviden de todo lo relacionado con bodas, banquetes, invitados, etc. aunque sea por un sólo día. Si son dos, o todo el fin de semana mejor.

A veces, los futuros contrayentes no son conscientes de la saturación mental que supone dedicar buena parte de sus pensamientos a la organización de la boda y a sus muchos detalles durante meses. Por eso una escapada de fin de semana, aunque solo sea para estar solos o pasear puede ayudar mucho a minimizar el estrés del día de la boda. Es una medida de higiene mental que suele funcionar.

Dormir bien es esencial

Además de reducir las antiestéticas ojeras, y tener que recurrir a un extra de maquillaje para disimularlas, dormir bien el día anterior es imprescindible. Excepcionalmente se puede recurrir a la farmacopea aunque mi consejo como wedding planner es acudir siempre a remedios caseros como infusiones o técnicas de relajación. Y funcionan, creedme.

Es esencial que durante la semana anterior no cometamos excesos, no trasnochemos o nos regalemos con comidas copiosas. Por eso es aconsejable realizar la despedida de soltero lo más lejos posible de la fecha de la boda. Para recuperarse adecuadamente y estar en plena forma el día de los días.

Recuerda lo que estás celebrando

Una vez metidos en harina, el día de la boda, muchos novios tienen la sensación de ser llevados en volandas. De no poder controlar lo que está pasando a su alrededor. Así debe ser si han tenido la feliz idea de contratar una wedding planner en Asturias que se ocupe de todos los detalles.

De todas formas, si alguna vez se sienten atenazados por la ansiedad, porque el taxi se retrasa, porque alguien parece haberse saltado el orden de los bancos en la iglesia o por nimiedades por el estilo, tengo un consejo. Respiración y control mental. Basta cerrar los ojos, inspirar profundamente y evocar una imagen del otro. De quien va a compartir con nosotros no solo ese día, si no, presumiblemente el resto de nuestra vida. Es un remedio infalible y un bálsamo para todos los nervios. Una imperceptible sonrisa aflorará entonces a los labios del novio o novia y sabrá qué es lo importante. Al fin se casan y lo demás es solo lo demás. En ese momento empezarán a disfrutar de su boda.

Contrata un wedding planner y ahórrate los detalles… y el estrés

Pero el mejor consejo sobre cómo evitar el estrés de una boda, como ya adelantábamos, es delegar. Dejar la responsabilidad en manos de los profesionales de la organización de eventos nos garantizará dos cosas. Nos preocuparemos solo de lo más importante y estaremos en manos de un wedding planner con experiencia. Los novios se casan, por lo general, una sola vez, los wedding planner nos casamos con cada encargo. Es una cuestión de compromiso. Llama al 673 55 38 27  – 606 30 30 78 y prepárate para disfrutar.