Escoger tu menú de boda

Escoger tu menú de boda. Isabella Malem

Escoger tu menú de boda

Escoger tu menú de boda 1024 628 Isabella Malem

Una de las cosas que recordarán las personas que han asistido a tu gran día es, por supuesto, todas las emociones y diversión que hayan vivido pero, si han comido bien o mal también será un recuerdo de peso. Por eso mismo es muy importante escoger tu menú de boda adecuado para que todas las personas disfruten y todo sea un éxito.

En este aspecto hay un gran abanico de posibilidades: un menú tradicional, buffet o cóctel. Así escogerás las variantes que más se adapten a vosotros y vuestro estilo de ceremonia. No es una tarea fácil pero con unos tips se os hará menos cuesta arriba.

ESCOGER TU MENÚ DE BODA

La organización del menú es una carrera de fondo, todo debe estar planificado para ser perfecto. Tus amigos y familiares se sentirán muy especiales con cada detalle que encuentren en el menú y los aperitivos. Por lo que es muy importante que tras la confirmación de asistencia se traten temas alimenticios.

Consejos para el menú nupcial

Una de las cosas que tendréis claras desde el principio es, si queréis una boda tradicional o algo más moderno e informal. El menú se adaptará a vuestros gustos y se irá encaminado a lo que buscáis. Por ejemplo, en caso de una boda tradicional hacerla en un restaurante, un palacio o una casona que se adecue a vosotros y os de distintas opciones. Pero por el contrario, podéis organizar una boda tipo cóctel, con los invitados sin un sitio fijo o contratar un catering que te de la opción de un buffet con multitud de variedades.

Algo prioritario a tener en cuenta es el presupuesto ya que el banquete es uno de los mayores gastos. Debes estimar un intervalo por persona del gasto que supondrá. Esto puede variar entre 80 a 250 euros el cubierto. Lo que la pareja pueda o esté dispuesta a pagar.

Los proveedores cambiarán en función del número de invitados a la ceremonia ya que muchas empresas acotan un mínimo y un máximo de personas. Pensar en conjunto sobre los asistentes y el presupuesto son dos puntos que irán de la mano, al igual que disponer las mesas con los familiares y amigos.

Dependerá mucho la estación en la que llevéis a cabo la celebración para escoger el menú de boda. Tendréis que basaros en los productos de temporada para que los productos sean frescos y sabrosos, es bueno en este apartado dejarse aconsejar por los que vayan a llevar la elaboración final.

Aperitivos

La primera toma de contacto entre los invitados, sin tantos nervios tras la ceremonia, es en el cóctel de bienvenida. Los asistentes se relacionan entre ellos y va generando un ambiente festivo en este momento del día. Con algo de beber y aperitivos antes de la comida mientras todos comentan lo espectacular que está siendo el día.

¡Sé original! Ahora tenemos un gran número de comida internacional para que tus invitados experimenten con pequeños bocados, de sushi o de ceviche, por ejemplo. Se llevarán un recuerdo increíble si no lo han probado antes y, sin dejar de lado los clásicos de vuestro país.

Los puestos de comida son algo que está muy de moda y es una alternativa muy creativa para que piquéis algo antes del banquete. Como veis hay numerosas opciones para  complacer a los invitados antes del gran menú, pensad a lo grande.

Bebidas

Normalmente las bodas más demandadas se hacen en las estaciones más calurosas, primavera y verano. Por eso todo el mundo buscará escapar del calor, a veces tan sofocante, con las bebidas frías.

Una variedad casi infinita de bebidas desde el cava o vino hasta batidos de frutas y tés. Para tener contentos a todos los invitados debemos disponer de bebidas para todos los gustos y aquellos más pequeños.

Platos principales

Lo convencional es, que tras estar un tiempo en mesas altas, de pie, disfrutando de los aperitivos y la amena conversación entre participantes, pasar al comedor. En una boda más clásica el menú es uno de los platos fuertes del día, nunca mejor dicho.

Como buenos anfitriones debemos adecuarnos a la época del año para servir platos acordes. Por ejemplo si estamos en invierno lo mejor no será un gazpacho sino una sopa que nos haga entrar en calor. Dejarse aconsejar por los proveedores será lo mejor.

Lo habitual es un primero ya sea sopa, crema o ensalada. Entre platos una opción, que se toma con entusiasmo, es el conocido sorbete de limón y cava, que ahora podéis encontrar de todos los tipos de frutas. Para  acabar con pescados o/y carnes. Disponer de menú infantil para aquellos niños (y no tan niños) a los que no les gusten algunos platos, es un acierto seguro.

Postre

Todos, en un banquete de boda, acabamos repletos de tanta comida. Pero a nadie le amarga un dulce, por eso mismo el cierre al menú principal será el postre. La tarta de boda es un clásico que no puede faltar y además de tener siempre una pinta increíble, es algo que todos quieren probar.

Si quieres innovar puedes poner más dulces como macarons, golosinas o una gran fuente de chocolate con frutas para que los invitados se sirvan. Estos pequeños detalles también son buenos para la recena o que se encuentren a disposición de todos a lo largo de la fiesta.

Alergias y demás variaciones

Si ya era complicado escoger tu menú de boda, aún se complicará más cuando te lleguen las cartas de confirmación de los invitados y te digas que son alérgicos a x comida o que no comen carne por su ideología o religión.

Algo que si se sabe con tiempo no supone ningún problema. Realizar aperitivos y menús adaptados a las necesidades de cada asistente es muy común para los restaurantes o catering. Así todo el mundo disfrutará de vuestro día sin mal sabor de boca por no poder probar los entrantes si eres celiaco, por ejemplo.

Es muy importante que los proveedores que contrates no dejen de lado estos menús y los hagan con el mismo cariño que todo lo demás. Si eres vegano que no te ofrezcan siempre una ensalada porque no es algo sorprendente ni innovador. Y si tienes unos amigos que no toleran los frutos secos y tu tarta los lleva, que no se queden sin probarla en otra versión. Todo es cuestión de comunicación y organización.

Recena

Esta es una de las cosas que parecen menos importantes pero una de las que la gente agradece mucho. Después de llevar horas bailando, bebiendo y pasándotelo en grande… ¿Qué puede haber mejor que picar algo para reponer fuerzas?

No vuelvas a sentar a tus invitados a la mesa, que sea algo más informal y desenfadado. Puedes disponer mesas llenas de mini pizzas, empanadillas, verduras o hamburguesas pequeñas, ya que las cosas con pan en estos casos funcionan muy bien. Así los invitados van cogiendo cuando les apetezca y sigan bailando, así no se cortará el buen ambiente y cada persona comerá cuando se le antoje.

Prueba del menú

Para conseguir que todo en el día de vuestra boda vaya estupendamente, tendréis que probar antes el menú y ver si es o no lo que estabais buscando.

Podréis preguntarles también por los servicios que ofrecen y la flexibilidad que disponen ante las adversidades. Contratar más camareros, la decoración, la tarta nupcial…

Es buena esta práctica para ver la cantidad y calidad de los productos, además, como no, del sabor de los platos y como vienen dispuestos para que entre por los ojos. Así  te entrarán ganas de probarlos y los más postureros aprovecharán la ocasión para hacer un reportaje de todo lo que se sirva.

CONTACTA CON UNA WEDDING PLANNER PARA ESCOGER TU MENÚ

¿Tantas cosas donde elegir te hacen dudar todavía más y necesitas ayuda? No lo pienses más y  contacta con una wedding planner con amplia experiencia en el sector.  Te daremos buenos consejos para que todo sea perfecto, llama al 673 55 38 27  – 606 30 30 78 y confía en nuestra experiencia y profesionalidad.