Las bodas que vendrán: explosión de glamour en 2021

las bodas que vendrán. casarse en 2021

Las bodas que vendrán: explosión de glamour en 2021

Las bodas que vendrán: explosión de glamour en 2021 1341 895 Isabella Malem

La bodas que vendrán. Casarse en 2021

Todo hace presagiar que el año próximo las cosas irán a mejor. Las empresas del sector nupcial, los organizadores de bodas y wedding planners en Asturias, como en el resto del mundo, así lo esperan. Y planificamos nuestros eventos para el año próximo con la fe puesta en las soluciones, más que en los posibles problemas. Lo importante, y lo inspirador, son las buenas noticias y las salidas que, por fin, se abren ante nosotros. La esperada vacuna y la vuelta a la normalidad son un anhelo planetario. Y los novios comprometidos lo ansían como el que más. Poco sabemos de las bodas que vendrán. Casarse en 2021 es, sin duda, apostar por un nuevo comienzo.

Hace poco nos contentaríamos, simplemente, con que fuese posible. Al menos, en cuanto a la celebración. Incluso bajo las más estrictas restricciones. Ahora queremos más. Sin lanzar las campanas al vuelo, pues aún quedan incógnitas por despejarse. Y los negros nubarrones que parecían oscurecer el futuro no se han ido del todo. Sin embrargo, la esperanza no es sólo lo último que se pierde. Es tambén lo primero que se recupera.

El renacimiento de la industria nupcial

Después de las grandes crisis, sobreviene un renacimiento. Igual que ocurrió en la década de los locos años 20 del siglo pasado, tras la gran catástrofe de la Primera Guerra Mundial. La primera masacre bélica industrializada que acabó con la vida y las esperanzas de una juventud forjada en los ideales decimonónicos. A su término, sin embargo, la joie de vivre, se impuso porque había que seguir adelante. Las vanguardias artísitcas florecieron en un despliegue de energía impulsado por las ganas de vivir y reconquistar la alegría. Eran los felices 20.

La historia nos enseña que no hay mal que cien años dure. Ni desgracia que acabe con la capacidad de rehacerse de las personas. El impulso vital nos conduce siempre hacia adelante. Y es en el futuro es donde residen nuestras metas y hacia donde apuntan nuestros sueños.

Esperamos que algo parecido pueda suceder ahora. Y eso abarca a la celebración de bodas en 2021. Pues no hay mejores indicadores de la confianza en el futuro que el índice de natalidad y el de matrimonios celebrados. Los organizadores de bodas en Asturias confiamos en que este año próximo nos depare buenas sorpresas. Y se rompa una tendencia. Y es que en los últimos 20 años el número de matrimonios celebrados en el Principado de Asturias se ha reducido casi en un 22 %. Si en 1999 se registraron 4.735 bodas, el año pasado, 2019 habían descendido hasta las 3.696. Todo de acuerdo con los datos publicados por SADEI (Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales). Estamos casi seguros de que el año próximo se invertirá esa tendencia. Especialmente si tenemos en cuenta la cantidad de enlaces que se han suspendido en este annus horribilis, y han quedad aplazados para 2021.

Explosión de glamour en las bodas de 2021

Y si la gente vuelve a casarse lo hará como debe hacerse. Y aún mejor. Porque una boda es uno de esos acontecimientos que merece la pena celebrarse. Y se celebra porque aspiramos a que sea recordado como un punto de inflexión en nuestra vida. Y en esta ocasión, quizás, en el de la vida de, prácticamente, la humanidad. Como wedding planner en Asturias estoy segura de que ese sentido de comunidad y ese optimismo colectivo impregnará muchas de las bodas que se celebren en 2021.

No se trata solo de ir en busca del tiempo perdido como en la obra de Albert Camus. Se trata de extraer de la vida lo mejor que puede ofrecernos y mirar al futuro con determinación. Sin miedos. Si algo bueno ha tenido todo esto, es que nos ha enseñado – o recordado – el valor de muchas cosas. Entre ellas el valor del compromiso. Y también que casarse en 2021 puede ser el principio de una gran historia. Quizá nada vuelva a ser exactamente como antes. Pero ¿por qué no habría de ser mejor?

Ya falta menos y hay que seguir trabajando, planificando, organizado. Y previendo todos los escenarios. Pero lo hacemos en la confianza de que cuando nos reunamos con aquellos que más queramos lo daremos todo. Y también tendremos oportunidades de conocer a gente nueva en aquellas bodas a las que asistamos como invitados. Pues una boda no deja de ser un evento social de primera magnitud en la agenda de cualquier persona.

Por eso en el mundo de la organización de bodas y eventos nupciales nos estamos preparando ya para una explosión de glamour en las bodas de 2021. Y tú ¿te lo vas a perder?